title bg

Viernes, 17 Febrero 2017

Suapers: en las manos de los emprendedores.

En el sector Los Guandules, de la capital dominicana, encontrar un fabricante de suapers es una tarea fácil. En ese punto geográfico hay mucha gente acostumbrada a lidiar con ellos, haciéndolos de tal forma que su calidad no entra en discusión. Por aquí las personas no vacilan, cuando tienen que recomendar a otra que se mueve en la hechura de suapers. Se habla bien de Secundino Rincón, de Ángel Ascencio, de José Alberto Sánchez y de muchos más.

Secundino fue operador de equipos amarillos por mucho tiempo (aparatos pesados como buldócer y otros) pero eso es cosa del pasado. Ahora tiene un pequeño negocio de suapers y varias “toneladas de optimismo” para seguir avanzando. Lleva 12 años en eso, pero tocar el tema le provoca tanta alegría como si estuviera empezando.

Secundino compra parte de la materia prima en la calle 38, donde procesan algodón. “Las cosas no son difíciles de hacer, siempre que tú quieras hacerlas y tengas ánimo para eso”, le dice Secundino a el Caribe, cuando un equipo de prensa que le visitó le pide dar “una clasecita sobre cómo hacer un suapers sin tener que pasarse un mes entero intentándolo”.

 “Si usted se pone positivo todo le resulta fácil”, sigue diciendo Secundino”, sin cambiar el tono alegre de su rostro. Se nota que le gusta lo que hace y si usted toma en las manos uno de los productos suyos es fácil comprobarlo. Secundino, Ángel y José Alberto tienen diferencias de edad, pero los tres poseen un elemento en común: No temen al trabajo y son un ejemplo de que cuando se quiere producir, sin tener que “hacer lo malo”, existen oportunidades de sobra.

José Alberto es uno de los fabricantes más rápidos que Angelina Cabral ha visto en su vida. Angelina es la coordinadora del Mi Barrio Soy Yo en lo que respecta al capítulo de respaldo que tiene la institución estatal Banca Solidaria (BS) para los “suaperos”.

 La funcionaria conoce al dedillo cada uno de los pasos que están dando los fabricantes de suapers para alcanzar mejor posicionamiento y apertura de negocios y le está dando seguimiento en la conformación de una asociación. Cuando esa organización esté compuesta entonces vendrán otros pasos de formalización (incluido el registro de nombre en la Oficina Nacional de Propiedad Intelectual).

 Los negocios de los emprendedores de Los Guandules van más allá de lo que a simple vista puede verse. En torno a ellos hay una cadena de beneficiarios. “Hay muchos hombres que viven de esto. Vienen y le compran a don Ángel para seguir vendiendo y me compran a mí también”, explica Secundino Rincón.

En el lugar donde están ubicados los talleres citados es menos complicado y hay más gente educada de lo que generalmente se dice. Eso lo notó desde que llegó el reportero gráfico Edward Roustand. En una hora que el Caribe permaneció allí todo aquel que pasó por los alrededores saludó con un “buenos días”.

Hacer un suaper bueno tiene sus secretos y fórmulas y los fabricantes de Los Guandules lo saben. “Hay dos tipos de material. Hay uno que bota muchas hebras y hay otro que no rinde igual”, explica Secundino. “Pero la queja mayor es cuando el suaper que compraste no seca”, le dice el entrevistador. 

“Nosotros les trajimos distintos suapers de los que hay en los supermercados, para que ellos nos dijeran porqué el de ellos es bueno y cuál es la diferencia entre esos que les traje y los que ellos hacen… porque para tú poder mercadear un producto, ese producto tiene que ser superior a los que ya están en el mercado”, rememora Angelina Cabral.

Dijo que se hizo la prueba, comprobando que la diferencia está en el material, porque los que se tomaron como muestra eran menos absorbentes, con un amarre de nivel inferior al que se fabrica en Los Guandules.

“Por allá (donde hacen muchos suapers que venden los grandes negocios) usan un alambrito fino… de ese que traían antes los bastidores de las camas”, indica Ángel Ascencio. “Viene siendo un alambre muy fino. Ellos lo que hacen es amarrar el suaper con una máquina, pero resulta que el suaper no queda bien amarrado así”, dice José Alberto Sánchez en el diálogo. El tema le es muy familiar.

La gente que vive de la fabricación y venta de suapers en Los Guandules es tanta que ni Ángel, ni José, ni Secundino pudieron dar un número exacto sobre la cantidad global.

 

¿Qué hace Banca Solidaria?

Con relación a los trabajos desarrollados con los fabricantes de suapers del barrio, BS inició el proceso de búsqueda de mercado como proveedores del Estado y del sector privado. Actualmente 20 de ellos completaron el proceso y se formalizaron como proveedores independientes del Estado.

 

En el trayecto de proveer de modo independiente

A la fecha, 20 pequeños fabricantes de suapers de Los Guandules, completaron el proceso y se formalizaron como proveedores independientes del Estado. Y se está formando una compañía comercializadora a través de la cual todos los fabricantes venderán sus mercancías a precio competitivo y de mejor calidad, con el apoyo del Consejo Nacional de Competitividad y de la Confederación Dominicana de la Pequeña y Mediana Empresa. Al finalizar ese proceso, BS ofrece financiamiento a todos los fabricantes para capital de trabajo y adquisición de maquinarias si es necesario, informó el organismo público que dirige Maira Jiménez. 

Préstamo Solidario

Los solicitantes forman grupos desde dos hasta cinco personas, las cuales son solidarios entre sí.

Cada miembro del grupo recibe un préstamo individual para desarrollar sus planes de negocios, pero todos los miembros del grupo son responsables solidariamente del pago total de los préstamos del grupo en su conjunto.

La Institución confía en la palabra de compromiso de los microempresarios. En otras palabras, no exige garantía cuando se trata de estos préstamos, pero si solidaridad entre deudores.

¿Cuáles son los requisitos para formar un grupo?

  • 1. Ustedes mismos deben seleccionar los miembros de su grupo.

  • 2. Deben tener características socioeconómicas similares.

  • 3. Deben vivir cerca.

  • 4. No pueden ser pareja.

  • 5. No pueden tener la misma fuente de ingresos.

  • 6. Alto nivel de confianza entre ustedes.

  • 7. Montos de préstamos iguales o similares y a igual plazo.

  • 8. Estar dispuestos a recibir entrenamiento y capacitación.

  • 9. Pagar puntualmente las cuotas.

  • 10. Ahorrar una mínima cantidad mensual.